Las operaciones del British Council en México comenzaron en 1943, con la llegada de KG Wilson como director del Instituto Anglo-México en la Ciudad de México. Entre la década de 1940 y 1950, el British Council ofreció enseñanza de inglés, servicios de exámenes y una biblioteca. Las becas, aunque no en un gran número, también fueron importantes para el intercambio cultural. Las actividades relacionadas con las artes se concentraban principalmente en la exhibición y préstamo fílmico a lo largo de México. 

Durante este periodo, una de las exhibiciones más grandes de arte fue la de Henry Moore, en 1950. Moore fue uno de los escultores más importantes del Siglo XX; estaba influenciado significativamente por el arte Pre-colombino, por lo que tuvo gran aceptación en México.

En 1954, el British Council se trasladó a Antonio Caso 127, en la Ciudad de México. Ahí se incrementó la demanda en formación de inglés, lo que exigía instalaciones más amplias. En 1954, la HRH Duquesa de Kent (abajo) puso la primera piedra para el nuevo edificio diseñado por los reconocidos arquitectos mexicanos, Enrique de la Mara y Félix Candela. 

El nuevo edificio se inauguró en 1962 y se celebró con la visita de la Compañía de Teatro Old Vic de Londres, con la actuación de Vivian Leigh, famosa actriz de teatro, estrella de Lo que el viento se llevó. La primera clase pública en el nuevo edificio fue impartida por el poeta Inglés, Stephen Spender. 

En 1964, el director y compositor, Sir Malcolm Sargent, visitó el país para dirigir la Orquesta Sinfónica Nacional. En 1965, el Duque de Edimburgo visitó México para presentar una escultura de Henry Moore al Gobierno Mexicano, en referencia al éxito de la exhibición de Moore de 1950. 

En 1965 se inauguró una nueva sede en Ciudad de México, debido al aumento de la demanda. Tanto las visitas científicas como las becas en ciencias estaban floreciendo. En términos de actividades culturales, al final de la década de 1960, el compositor Benjamin Britten visitó México junto con su compañero y colaborador musical, el tenor Peter Pears. En 1968 tuvieron lugar muchos eventos patrocinados por el British Council en el país, durante las olimpiadas que en ese año tuvieron como país anfitrión a México.

Duchess of Kent in México, c. 1954, during the inauguration of British Council's building ©

British Council Image Bank

Hoy en día, nuestras operaciones se han expandido, generado un impacto importante en la construcción del tejido social en Mexico y en el Reino Unido: 

  • Fomentamos el mejoramiento de la enseñanza del idioma inglés en todos los niveles al crear soluciones innovadoras para hacer la enseñanza del idioma inglés más sencilla y accesible para todos.
  • Capacitamos a docentes de escuelas, administradores y legisladores para transmitir habilidades esenciales a través del currículo. También apoyamos a las Secretarías de Educación, estatales y federal para desarrollar materiales y programas de estudio efectivos para la enseñanza del idioma inglés.
  • Contribuimos en la internacionalización de la educación superior por medio de la creación de vínculos con la ciencia, el desarrollo de la investigación, el cumplimiento del Acuerdo de Reconocimiento Mutuo de Títulos y Grados Académicos de Educación Superior.
  • Rompemos los estereotipos y prejuicios en materia de identidad cultural pues reconocemos el carácter complejo, global y cosmopolita de nuestras sociedades.
  • Colaboramos en el fomento de las economías creativas a través del fortalecimiento de vínculos con comunidades artísticas y nuevos talentos en materia de arte e innovación como fuente de desarrollo económico e inclusión social.
  • A través de nuestros programas sociales apoyamos a personas e instituciones a que contribuyan a un mundo más inclusivo, abierto y próspero para generar un cambio positivo en la sociedad. 

¡Estamos muy orgullosos de nuestra historia en México y estamos a la espera de otros 75 años de crecimiento e innovación!