Programas de capacitación a la medición del impacto social

Con el fin de hacer frente a los retos de desarrollo económico y social a los que México se enfrenta hoy en día, el British Council busca apoyar iniciativas innovadoras que resuelvan los problemas sociales o ambientales al mismo tiempo sean económicamente sustentables.

A pesar de que en México existe un interés creciente por desarrollar empresas sociales y de innovación de alto impacto a través de programas gubernamentales y privados con financiamientos, las empresas sociales del país aún enfrentan obstáculos al ser pioneros en un mercado poco desarrollado y difundido.

De acuerdo con un informe de EY comisionado por el INADEM, si bien una empresa social tarda alrededor de un 50% más de tiempo en las etapas de incubación y lanzamiento al mercado, alrededor del 90% de las mismas sobreviven después de los primeros 2 años de operaciones, un porcentaje significativamente más alto que el 70% de supervivencia en empresas con fines exclusivos de lucro. A pesar de ello, el 85% de los empresarios sociales siguen luchando por conseguir fondos para apoyar sus actividades, pues no cuentan con la orientación y capacitación necesarias para lograr una rentabilidad óptima.

El mismo informe sugiere nueve líneas de acción, de las cuales resalta la necesidad de fortalecer el capital humano en Emprendimiento Social a través de programas flexibles, prácticos e interactivos que se adapten a las necesidades específicas de los legisladores, asesores y empresarios sociales. Asimismo, este informe propone desarrollar e implementar un sistema que permitirá a los responsables políticos, los mentores y emprendedores sociales monitorear y medir el impacto social y ambiental de sus políticas o empresas públicas.

Tomando en consideración este contexto, el British Council junto con el INADEM, han desarrollado un programa de capacitación para los responsables de políticas y los mentores de empresas sociales. El programa busca que los primeros desarrollen sus habilidades para diseñar, implementar y medir las políticas públicas para fomentar programas de "innovación de alto impacto" en sus comunidades; y que los segundos desarrollen sus habilidades para apoyar a los emprendedores sociales a convertir sus empresas en negocios sustentables de alto impacto.