By Víctor Zamora, Head of Marketing and Communications, British Council México

17 de Diciembre de 2020 - 10:00

Una joven leyendo un libro de inglés mientras fomenta sus hábitos de estudio

¿Estás buscando la receta mágica de los hábitos de estudio para triunfar en la escuela o en un curso? Lamentablemente no existe. El éxito estudiantil no depende de una fórmula de técnicas de estudio única, sino todo lo contrario, intervienen toda una serie de factores que hacen que lo que ayuda a una persona, a otra no.

Por ello, en este artículo se abordan cuáles son algunos métodos de estudio útiles, la importancia del autoconocimiento para crear una técnica de estudio a tu medida, y algunos tips para eliminar malos hábitos, tales como la procrastinación, la indecisión y las distracciones.

 ¿Qué son los hábitos de estudio y cómo se forman?

 Hay que empezar por el principio, ¿qué es un hábito de estudio y cómo se llega este?, ¿es algo con lo que se nace o es una habilidad que se adquiere y fortalece con el tiempo?, y, sobre todo, ¿por qué son importantes?

Los hábitos de estudio son un conjunto de rutinas y técnicas que utilizan los estudiantes para adquirir y aprovechar al máximo los conocimientos que adquieren. Si bien hay algunos métodos generales que pueden ayudar a todos los estudiantes, las competencias de cada persona son diferentes, por lo que un buen hábito de estudio combina habilidades personales innatas con aquellas que se pueden fortalecer con el tiempo.

Por ejemplo, hay personas que se les facilita aprender con música (cantan lo que aprenden), esta sería una habilidad innata que podría combinarse con técnicas y hábitos de estudio generales, como organizar tiempos de estudio. Por eso es fundamental que cada persona conozca las aptitudes y herramientas con las que cuenta y le facilita el estudio.

 10 hábitos de estudio para lograr buenos resultados

 Los siguientes tipos de hábitos de estudio te ayudarán a darte una idea de las técnicas que puedes aplicar en tu vida para obtener los resultados que deseas en la escuela o un curso.

  1. Organiza tiempos

Entre los hábitos de estudiantes exitosos, sin duda alguna el más importante es organizar tiempos. Esto quiere decir que debes escoger el momento del día en el que te sientes con más energía y más animado para estudiar, y también debes organizar cuánto tiempo vas a estudiar por materia (en caso de que tengas varias). Por ejemplo, puedes crear un calendario semanal de las cosas que tienes que hacer y verás que con la práctica podrás llegarte a organizar mensualmente.

  1. Establece metas realistas, medibles y comprobables

Para lograr métodos de estudio efectivos procura definir metas a corto, mediano y largo plazo al estudiar. Además, debes plantearte objetivos claros, es decir, que sean realistas, medibles y comprobables. De nada sirve un objetivo del tipo Conocer más de Inglés, esto no te ayuda como estudiante a avanzar en tus conocimientos. Al contrario, un objetivo como Aprender las conjugaciones de 10 verbos irregulares nuevos para el próximo día 15 te permiten medir cuánto avanzas, dónde fallas y qué debes mejorar.

  1. Descansa y aliméntate

De nada sirve estudiar durante 10 horas seguidas una noche antes del examen. El cuerpo y el cerebro se cansan y llega el momento en que el estudio no es significativo. Por eso es importante que en tus técnicas de estudio establezcas tiempos de descanso. Por ejemplo, por cada 25 minutos de estudio, puedes descansar 5 minutos. Esto ayuda a que tu cerebro recargue la pila y se le conoce como la técnica Pomodoro para estudiar. También es importante que te alimentes bien.

  1. Subraya la información más importante

Este es otro clásico de los hábitos de estudio exitosos. Subrayar textos y realizar apuntes te permite resaltar visualmente la información más valiosa o que te es más útil de un texto. También es de gran ayuda gracias a que si días, semanas o incluso años después regresas a esos textos, el subrayado te señala dónde está la información más importante, sin necesidad de volver a leer todo.

  1. Realiza mapas conceptuales, diagramas, dibujos o canciones

Como se mencionó antes, el éxito de todas las técnicas de estudio dependen del tipo de personalidad de cada estudiante, no son universales. Hay personas a las que se les facilita realizar mapas conceptuales para estudiar semejanzas y diferencias de los temas vistos, otros prefieren realizar diagramas o dibujos para estudiar visualmente, y también hay personas más musicales a las que se les facilita adquirir información mediante melodías. Si aún no conoces qué técnica va mejor contigo prueba con todas estas y las demás que te encuentres hasta llegar a la que más te ayuda a ti.

  1. Prepara tu área de estudio

Tu área de trabajo debe estar preparada de acuerdo a tus gustos para estudiar, por eso el primer paso es quitar toda tu ropa sucia del escritorio y pasarla a la cama (o mejor aún, al bote de la ropa sucia). 

Si a ti se te facilita aprender cosas nuevas mientras estás en contacto con la naturaleza, tal vez lo mejor para ti sea estar en un parque o en un bosque tranquilo. Pero si necesitas silencio absoluto, lo mejor sería una biblioteca o acondicionar tu cuarto para evitar que los ruidos de la calle o de los vecinos te interrumpan.

  1. Reduce distracciones

Para mejorar tus técnicas de estudio, el primer paso es identificar qué es lo que te distrae y el segundo paso es tratar de eliminar dichas distracciones. Por ejemplo, si constantemente checas las notificaciones de tu teléfono, apágalo, siléncialo o déjalo en otro cuarto. Lo mismo pasa si revisas a cada rato tus redes sociales, ignóralas.

  1. Evita memorizar, prioriza el entendimiento

Antes de memorizar la información, es necesario entenderla. Si solo se memoriza para repetirla en el examen, no se logra un aprendizaje claro. Por ejemplo, en lugar de memorizar listas de verbos irregulares en inglés y sus conjugaciones, es importante comprender cuáles son sus características, diferenciar entre verbos de uso diario con otros que casi no se usan en contextos informales, etc.

  1. Pregunta

Ante cualquier duda, pregunta, ya sea a tu maestro o a tus compañeros si estás en una escuela o curso con otras personas, o pregunta en foros y redes sociales si estudias por tu cuenta. Evita quedarte con dudas y quítate el miedo a quedar en ridículo “por no saber”, pues todo conocimiento nace por una pregunta. También es recomendable que además de preguntar, discutas tus nuevos conocimientos con otras personas para que los pongas en práctica. 

  1. Apasiónate por lo que estudias

Es necesario que la curiosidad por conocer cosas nuevas nunca se te termine. Si bien puede haber temas o materias que se te dificulten, encontrarles el lado que conecte con tus gustos te permite que el aprendizaje sea algo más que información para salir bien en un examen. Por ejemplo, si estudias inglés y odias la habilidad de reading, busca libros o textos en inglés sobre temas que te gusten, ya sean los videojuegos, las películas o cualquier cosa que leerías en español por gusto.

Un joven utiliza su laptop para aprender inglés y mejorar sus hábitos de estudio

 ¿Cómo quitar malos hábitos?

Existen malos hábitos de estudio como procrastinar (aplazar tiempos de estudio) o estudiar rodeado de distracciones (por ejemplo, estudiar sin quitar las notificaciones del celular). Puedes reducir estos hábitos en tres pasos:

  1. Identifica tus malos hábitos. Al momento de estudiar, pon atención en qué es lo que impide que sigas avanzando. Por ejemplo, si identificas que es la música, ahora estudia sin música. Aquí lo importante es que debes ser sincero contigo mismo, por más que te guste o estés acostumbrado a tu mal hábito, no deja de ser malo y disminuye tu calidad de estudio. 

  2. Haz tus cambios progresivamente. No esperes eliminar los malos hábitos desde el primer momento. Al ser hábitos, son rutinas que puedes tener muy arraigadas, por lo que es necesario ser paciente y no desanimarte. Para ayudarte en este fin debes ser realista. No te apresures en eliminarlos, es mejor plantearte metas a largo plazo que puedas cumplir, que metas inmediatas imposibles de alcanzar. 

  3. Busca ayuda. Si notas que no puedes eliminar por tu cuenta los malos hábitos, no hay nada de malo en pedir a algún familiar, amigo o profesor que te ayude. Una visión externa te puede dar una guía o platicarte cómo superó este mismo problema.

Supérate a ti mismo

En el fondo, el objetivo de los buenos hábitos de estudio es que te conviertas en un mejor estudiante o profesional. Para ayudarte en dicha meta si estás estudiando inglés, British Council México te apoya proporcionándote cursos de inglés con los que podrás dar un paso adelante con ayuda de profesores altamente calificados y con amplia experiencia enseñando inglés.