By los Profesores de Inglés, British Council en México

26 de Enero de 2024 - 08:45

Dos personas concentradas leyendo

¿Te ha pasado que tienes tanto para leer que no sabes cómo ni por dónde empezar? Ese es el momento en el que tu mente empieza a divagar y crear escenarios o lees un párrafo y se te olvida lo que decía. Pero no todo está perdido, pues hay dos técnicas que te sacarán de apuros en lo que se refiere a la lectura y el análisis de la información: scanning y skimming.  

Si quieres aprender en qué consisten, cómo te ayudan a estudiar mejor y optimizar el tiempo, sigue leyendo. También te damos algunos consejos para que las empieces a poner en práctica en tu día a día.    

¡Regístrate en los cursos de inglés del British Council en México!

Scanning y skimming: ¿Qué son? 

 
Independientemente de que estés en la escuela, la universidad o trabajando, es probable que te enfrentes a una cantidad considerable de texto. Sin embargo, no todo el tiempo que dedicas a la lectura es productivo, pues hay distracciones y es normal que no logres recordar su totalidad.

¿Sabías que solo retenemos entre el 10 y el 20 % de lo que leemos? Por eso, es clave encontrar métodos para mapear la información más importante. Acá es donde entran el scanning y skimming para ayudarte a ser más productivo. Se trata de técnicas de lectura para hacerlo más rápido y entender mejor. A continuación, ahondaremos en cada una.      

Skimming 

El skimming es como echar un vistazo rápido por encima de un texto para captar las ideas principales sin profundizar demasiado ni poner atención al detalle. Imagina que estás en la playa y ves las olas: no te fijas en cada gota de agua, ¿verdad? Pues sucede lo mismo con las palabras. 

En este caso, te enfocas en los títulos y los subtítulos. Además, les das un ojo a las primeras y últimas oraciones de cada párrafo. También puedes revisar las negrillas, las itálicas, si hay listas, los resaltados, los epígrafes y las partes que destaquen.  Esto te da un panorama general de la estructura y de lo que trata el texto sin necesidad de leer todo detalladamente. Así puedes identificar las ideas clave y la generalidad.   

Piénsalo como cuando hojeas una revista: miras las fotos, lees los títulos y si algo te llama la atención, te metes más a fondo. Sin embargo, debes saber que la efectividad de esta técnica varía según el tema, ya que hay algunos más llevaderos, como los relacionados con cultura, música, cine o entretenimiento, mientras que otros son un poco complejos, como economía o política.  

Si te interesa explorar más de lo anterior y acercarte a la cultura británica, te recomendamos la revista NME, donde encontrarás novedades y reseñas de música, películas, series, videojuegos y más. Por otro lado, está The Economist, una publicación semanal que aborda cuestiones como relaciones internacionales, comercio y globalización.  

Ahora bien, ¿en qué otros casos funciona esta técnica? Imagina que vas a comprar un libro, pero no tienes una idea clara del que quieres. Para encontrar uno que te llame la atención no tienes que leerlos todos, sino que miras los títulos o la portada.  

Del mismo modo, es útil para revisar un manual de instrucciones o leer un anuncio, pues revisas las partes más llamativas hasta encontrar lo que buscabas, sin necesidad de detallarlo en su totalidad. 

Chica lee un libro de literatura infantil

Scanning

Por su parte, el scanning se refiere a hacer una lectura de exploración, que es muy usada para buscar datos concretos. En otras palabras, pasas rápidamente por las páginas que estás leyendo hasta que encuentras lo que necesitas (una fecha, una definición, vocabulario, etc.). En este sentido, es perfecto para los libros de historia e incluso literatura. Imagina que lees a Agatha Christie, con sus novelas enganchadoras, pero llenas de personajes. Mientras le coges el hilo, gracias a esta técnica, puedes devolverte para recordar sus nombres o los acontecimientos clave.   

Es muy útil para despejar dudas que te surgen mientras estudias, ya que vas ojeando hasta dar con lo que requieres. Para poner otro ejemplo, antes de los smartphones existían los directorios telefónicos en papel que usaban tus papás, tíos, abuelos, etc. Si tenían que pedir una cita médica, llamar al plomero, a la policía o los bomberos, no leían detalladamente toda la guía, sino que mapeaban la sección de su interés y luego pasaban velozmente por las páginas hasta encontrar el teléfono que querían.  

Llegados a este punto, te preguntarás en qué se diferencian ambas técnicas, ya que parecen muy similares. Pues bien, por un lado, el skimming funciona para obtener una vista general rápida y captar la idea principal. Por el otro, el scanning consiste en buscar información puntual en el texto.

La clave es combinarlas, especialmente cuando hay un volumen considerable y debes agilizar. Ten en cuenta que depende del propósito que tengas, es decir, si estás estudiando o haciendo un resumen, funciona perfecto. Pero, si estás leyendo algo muy complejo que requiere concentración (como alguno de filosofía), vale la pena revisarlo con más cuidado y atención.  

Tips para ponerlas en práctica 

 
Ahora que sabes de qué van el scanning y skimming, puedes seguir las siguientes recomendaciones para poner estas técnicas de estudio en práctica:  

  • Comienza leyendo los títulos y encabezados de las secciones. Esto te dará una idea de los temas principales del contenido. 
  • Pon atención a las palabras en negrita o resaltadas, ya que indican términos importantes o conceptos clave. 
  • Lee los subtítulos y la primera oración de cada párrafo. Esto te dará una idea de lo que se trata sin detallar todo el contenido. 
  • Mira las imágenes, gráficos y diagramas: los elementos visuales resumen de manera efectiva. 
  • Identifica palabras clave. Escanea el texto en su búsqueda para encontrar rápidamente lo que necesitas. 
  • Si quieres hallar algo específico en un libro o un documento largo, consulta el índice o la tabla de contenido para dirigirte directamente a las secciones relevantes
  • Utiliza funciones de búsqueda o palabras clave en documentos electrónicos. 
  • Ve a los resúmenes al final de las secciones o los párrafos de cierre. Estas partes a menudo resumen los puntos clave. 

Scanning y skimming para estudiar inglés 

 
Como podrás imaginar, también le puedes sacar provecho a esta técnica de estudio para mejorar tu nivel de inglés. Por eso, te contamos algunas de sus ventajas:  

El scanning y skimming te permiten obtener una idea general del contenido sin sumergirte en los detalles, lo que es útil para desarrollar la habilidad de comprender la esencia de un texto en inglés sin necesidad de entender cada palabra

Al utilizar ambas técnicas, te acostumbrarás a diferentes estilos de escritura en inglés, desde artículos de noticias hasta textos académicos. Esto te permitirá familiarizarte con la estructura y las características de diversos tipos de texto

Si vas a rendir un examen, estas técnicas te ayudarán a optimizar el tiempo en la sección de Reading. Dado que hay un límite de tiempo, es necesario aprender a responder con eficiencia para no dejar preguntas en blanco.  

Siguiendo con lo anterior, una buena forma de adentrarte en el idioma que estás estudiando es por el lado de la cultura. Si piensas en el Reino Unido, es probable que se te vengan a la mente muchas cosas: desde The Beatles hasta Harry Potter. Pues bien, la literatura, por ejemplo, es una excelente opción para mejorar tu habilidad de lectura.  

Así pues, si escoges una obra avanzada, como de Jane Austen, Shakespeare o las hermanas Brontë​​, y te pierdes, el scanning y skimming te servirán para mapear lo principal que estabas leyendo o devolverte en el texto para recordar fechas, nombres de lugares y personajes, etc.   

Imagina que no lees una novela, sino un periódico local, como el Daily Mail, The Guardian, o The Times, cuando estás de viaje o noticias en línea. Estas técnicas también te facilitan escanear el texto rápidamente para concentrarte después en la que haya llamado tu atención.  

¡Aplica lo que aprendiste!

 
Ya sabes todo lo que el scanning y skimming te aportan al estudiar inglés, en tu vida diaria o para empaparte más de cultura. ¿Qué esperas para aplicar estas técnicas y optimizar tiempo? 

Conoce nuestros cursos para niños y jóvenes